Notícias

TV EJAL

logo_tv_ejal

Destaque

video_amb

Presidente da AMB destaca inauguração da sede da Ejal no Brasil

UNASUR

baner_unasur2

Vídeos

  • image
  • image
  • image
  • image

rss-noticias



Artículo: "Por un Tribunal de Justicia Ambiental Internacional"

edgardo21.- Economía vs Ecología[1]

El socialismo  y el liberalismo a lo largo de  los años, han concordado en atribuir la primacía de la realidad, a la  economía, o lo que en el fondo es parecido, al poder del dinero.

La economía es la ciencia social que estudia el comportamiento  de las personas en la producción, intercambio, distribución, consumo de bienes y servicios entendidos  como medios de satisfacer las necesidades  humanas y resultado individual o colectivo de la sociedad; en la acepción utilizada en este ensayo, la economía se reduce a  dinero con poder adquisitivo.

La economía según se dice  es la base, la estructura, el motor del progreso y de las relaciones sociales.

La  primacía de la economía en la sociedad  a lo largo de los siglos,  ha sido aceptada como verdad evidente, pese a la constancia  de las enseñanzas morales, para mostrar y demostrar  la primacía de los  factores éticos y psicológicos, como bien explica el filósofo Alexis Carrel, en su  obra “La conducta en la vida”.

 La moral, siempre se ha visto, como una realidad abstracta, idealista y relativa, no susceptible de medición;  por este motivo, probablemente no se le ha brindado suficiente importancia.

Hasta que surgió en el siglo IX, un nuevo concepto tangible, material y casi absoluto,  para disputar la primacía de la realidad  a la economía. Este concepto se denomina ecología.

La ecología (del griego oikos= casa, y  logos = conocimiento) es la ciencia que estudia a los seres vivos, en su entorno natural, distribución, abundancia, o escasez  y cómo esas propiedades son afectadas por la interacción entre los organismos, la conducta humana y el ambiente.

En el ambiente se incluyen las propiedades físicas  como el clima y la geología y los demás organismos que comparten ese hábitat.

Para demostrar la primacía de la ecología en la realidad,  los ecólogos preguntan: Que es primero, ¿respirar o comprar?; ¿consumir agua limpia, o generar recursos económicos?; que es más importante ¿la preservación del medio ambiente que sustenta la vida o los recursos económicos para lograr medios materiales?

Los ecologistas son conscientes que no  se trata de restar importancia a la economía, instrumento  imprescindible en las relaciones sociales. No existe duda que la economía es un medio para satisfacer las necesidades materiales, para movilizar las pequeñas y grandes empresas; etc;  pero si ese medio pierde eficacia, por la destrucción progresiva o total de la naturaleza, por la inexistencia de alimentos que adquirir; ¿de qué sirve?

La economía es importante, pero atribuirle el rol principal, el propósito  y objetivo de la vida, es una idea no racional.

Sin ecología,  la economía carece de sentido; como en una guerra,  poco o nada  valen algunos dólares en el bolsillo.

En este marco, los ecologistas sostienen que los conflictos sociales, ya no tienen una base exclusivamente económica; sino fundamentalmente ecológica, es decir  la  conservación y defensa de la vida,  con sustento en el  medio ambiente natural; la lucha por el agua limpia;  evitar la muerte  de seres humanos a causa de  epidemias;  evitar la  indiscriminada destrucción  de la fauna, la flora,  procurando de algún modo el equilibrio del eco sistema, con la vida en general.

Es innegable que el mundo esta sufriendo los efectos de la falta de respeto,  y destrucción del medio ambiente: El calentamiento global, la contaminación del aire, del agua, y la tierra; la  muerte masiva de animales, desertificación, falta de alimentos saludables,  y otros problemas generados por  la codicia y excesivo amor al dinero,  son conductas que  afectan directamente la ecología y la vida humana.

En este panorama, nuevamente la pregunta pertinente sería, ¿de qué sirve  la economía y un deseado bienestar material;  si la persona destruye su sustento que es el aire, el agua, la tierra y los alimentos que ésta produce?

Existe un verdadero caos ambiental, producto de las acciones negativas de grandes industrias,  de las petroleras, de las empresas mineras formales e informales; del inmenso parque automotor, del uso de tras génicos, pesticidas, insecticidas y químicos tóxicos  en forma masiva.

Solo en el Perú, por ejemplo en el mes de abril del año 2012,  se han reportado  la muerte de  miles y miles  de delfines, pelícanos y  peces, por los derrames de petróleo en el mar, producto de la acción de embarcaciones que realizan actividades de exploración y extracción sin límite alguno.

La contaminación del mar, indudablemente afecta el ecosistema,  la vida marítima, y humana.

Asimismo se sabe que el Perú, tiene el  triste record de tener una de las ciudades, más contaminadas del mundo: La Oroya, que ha sufrido desde hace más de 30 años el impacto de las actividades extractivas de  la Mina Cooper Cooper Corporation,  posteriormente Centro Min Peru, y actualmente la empresa americana Doe Run.

La ciudad se ha convertido en un pueblo lúgubre, gris y casi fantasmal. Los niños están intoxicados con plomo en la sangre; y las personas en general han sufrido y sufren fruto de la contaminación diversas enfermedades con resultado de daños irreversibles y  muerte.

Las lagunas han sido infectadas con derrames de mercurio, con ácido sulfúrico y diversos químicos tóxicos, que han destruido  la flora, y la fauna silvestre; 

La alternativa que se presenta, es respetar, hacer respetar y restaurar el medio ambiente; sanar  las zonas dañadas; hacer crecer la vegetación; hacer resurgir la naturaleza dañada; y sancionar a los destructores.

 

2.-  El Derecho al Medio Ambiente

El concepto de medio ambiente tiene antecedentes desde 1835, cuando el naturalista francés Étienne Geoffroy de Saint-Hilaire utilizó la expresión “milieu ambiance” para referirse al entorno físico que rodea a los seres vivos. Desde entonces, dicho  concepto se ha generalizado en el uso habitual de cada idioma; por ejemplo, en  España se habla de medio ambiente, como ocurre en el portugués de Brasil (meio ambiente), en francés (environnement), inglés (environment) o catalán (medi ambient); en Latinoamérica y en Portugal – por lo general solo se dice ambiente.

En 1972, la Conferencia de Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y Desarrollo (CNUMAD), realizada en Estocolmo, Suecia, dio lugar al nacimiento de una nueva disciplina jurídica: el Derecho del Medio Ambiente.

El Tribunal Constitucional Español en la sentencia 102/1995, de 26 de junio de 1995, define al  derecho del medio ambiente, desde una perspectiva netamente jurídica, como la asociación de elementos cuyas relaciones mutuas determinan el ámbito y las condiciones de vida, reales o ideales de las personas y de las sociedades.

El  derecho del medio ambiente es un conjunto de normas, principios, doctrina y jurisprudencia, que procuran  resolver  problemas relacionados con la conservación y protección del ambiente natural y la lucha contra la contaminación.

Es una disciplina  del derecho con autonomía estructural y funcional; con objeto propio de estudio; con carácter sustantivo y procesal. 

El derecho ambiental está compuesto por el conjunto de normas jurídicas tendientes a disciplinar las conductas en orden al uso racional de los recursos naturales y a la conservación del ambiente y a la prevención de daños al mismo, a fin de lograr el mantenimiento del equilibrio natural.

Cuando ese conjunto de normas emana de Declaraciones, Tratados, Convenciones y/o Protocolos Internacionales -concretados por los Estados en la esfera Internacional con arreglo a la Convención de Viena sobre el Derecho de los Tratados de 1969-, surge  el Derecho Ambiental Internacional.

El  derecho ambiental, trasciende de la esfera nacional  constituyendo un verdadero derecho internacional supranacional;  legitimado para atribuir responsabilidad  a los Estados, por incumplir al deber de proteger el medio ambiente,  y ordenar  la obligación de reparar el daño ocasionado.

 

3.- Tribunales de Justicia Ambiental.-

La necesidad de constituir una Corte Internacional de Justicia para el Ambiente, ha sido iniciativa del Dr. Amedeo Postiglione (1992), Juez de la Corte de Casación Italiana, y presentada para su discusión en un seminario realizado en Río de Janeiro, Brasil, en el "Forum Global 92", en el marco de la Conferencia Paralela con motivo de la Conferencia de Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo, de Junio de 1992; dicha iniciativa ha quedado registrada en la publicación "The Global Village Without Regulations: Ethical, Economical, Social and Legal motivations for an International Court of the Environment".

La creación de un Tribunal de Justicia Ambienta Internacional,  genera  la posibilidad de crear tribunales regionales, por áreas geográficas, definidas de acuerdo a los tratados de integración supranacional previamente firmados por los Estados que representan el menor grado de heterogeneidad posible.

En Latinoamérica, en diversos congresos sobre Derecho Ambiental, se ha considerado la necesidad de constituir un Tribunal de Justicia para la región, que  atienda y resuelva los conflictos medio ambientales, que los centros de arbitraje y los Poderes Judiciales de los estados nacionales, no pueden resolver.

Promotor visible de dicha iniciativa es el jurista y eminente experto en Derecho Ambiental, Dr. Vladimir Passos de Freitas.

Dicho Tribunal, es una necesidad impostergable, justa necesaria; con los adelantos de la tecnología, puede empezar como Ciber Tribunal, conformado por representantes de todos los países de América Latina.

El Tribunal de Justicia Climática, fundado en la ciudad de la Paz Bolivia, es un buen antecedente, para formalizar y seguir avanzando en ese objetivo. De la unión de inteligencias individuales y colectivas depende, contribuir a salvar nuestro planeta.

En conclusión, para hacer respetar el derecho al medio ambiente, es urgente crear mecanismos de solución pacífica a los conflictos en dicha materia, es decir impulsar la creación de centros arbítrales, juzgados y tribunales, con autoridades que contribuyan a preservar la ecología y entre otros aspectos hagan  cumplir los principios y normas de derecho ambiental.

El problema de la contaminación y progresiva destrucción del planeta es mundial; se requiere soluciones innovadoras, audaces, viables  y efectivas en ese nivel.

La comunidad científica, jurídica y académica,  espera que la Cumbre Mundial I 20, a celebrarse en el mes de junio de 2012, en Rió de Janeiro Brasil, contribuya a ese propósito.

 


[1] Escrito por Edgardo Torres López, Juez de la Corte Superior de Justicia de Lima Norte

 



 

Congresos

congressos

Ensino a Distância

Banner

Revista EJAL

revista1

Revista Judiciária do Paraná

logonew

Bolsas de Estudo

becas1

Estudios en Medio Ambiente

estudios_medio_ambiente

Mediação e Arbitragem

mediacao_arbitragem

Direitos Humanos

sistema_interamericano